Capitaria en LT Pulso: Desafíos de la banca… y la sociedad

Desafíos de la banca… y la sociedad

El presente artículo es un extracto del documento publicado en el sitio http://www.latercera.com/pulso. En él, Cristóbal Forno, CEO de Capitaria, comenta sobre los desafíos financieros que surgen tras vivir en un mundo cada vez más globalizado.

La Banca tiene dos desafíos: la inclusión y globalización. De acuerdo al último informe de inclusión financiera de la SBIF, el 40% de la población adulta tiene una inclusión financiera básica y de este grupo el 9% sólo tiene cuenta RUT.

Si bien estas cifras superan la penetración de las cuentas vista en el resto de Latinoamérica (donde es inferior al 50%), la cuenta RUT no constituye un punto de partida para otros productos financieros, básicamente sólo permite ahorrar el riesgo de tener efectivo.

La banca existe como un facilitador que debiera potenciar a la sociedad y, para lograrlo, esta industria debería tomar riesgos. No se trata sólo de los que corre una institución financiera cuando otorga un crédito, sino más bien de la innovación y adopción de tecnologías que permitan disminuir los costos operacionales y, de esta manera, contar con procesos más eficientes que le permitan ofrecer sus productos a nuevos segmentos de la población y así lograr una verdadera democratización financiera.

Actualmente, en un mundo  globalizado y con una creciente necesidad de verdadera inclusión financiera, es imprescindible que la banca tome riesgos. Además, es necesaria una regulación que incite  la innovación y la competencia con el fin de que se logre un desarrollo de esta industria en Chile.

Incentivar la innovación y la competencia en el mercado financiero implica contar con una regulación por tipo de producto, porque de esta manera podrán surgir emprendimientos innovadores que se especialicen en áreas específicas. Si la regulación se hace común para todos los productos y tratando de abarcar una variedad amplia de servicios, estará repleta de controles, auditorías, requerimientos de capital excesivos etc. Entonces los costos de ofrecer un producto financiero se dispararán y no habrá innovación.

Por otro lado, también se puede incentivar el desarrollo de la innovación financiera mediante la simplificación de ciertos procesos. Por ejemplo, desarrollar contratos y/o cláusulas tipo como los de intermediación financiera. Prácticamente todos los contratos a la industria retail pueden ser tipo, en los que sólo cambien ciertos campos específicos. Esto permite un ahorro relevante al momento de ofrecerlos, como así también fijar reglas claras para todos los oferentes.

No todo es  desafío de la banca, la sociedad también juega un rol esencial. Es nuestro deber generar un ecosistema en donde las personas sean responsables de los servicios que contratan. Tanto las empresas como los usuarios deben ser responsables.

Wenceslao Casares, un emprendedor financiero argentino, dijo una frase muy sabia: “Nuestros países aún están preocupados de solucionar los problemas sociales que se produjeron por habernos perdido la revolución industrial, y lamentablemente nuestras autoridades no se dan cuenta que ahora nos estamos perdiendo la revolución digital”. Aún estamos a tiempo.

 

Te invitamos a revisar el artículo completo en el siguiente link:

Desafíos de la banca… y la sociedad