“La regla del 2%” por Sergio Tricio

 La regla del 2%

Desde el minuto en que decidimos hacer trading, debemos ser conscientes que estamos en las grandes ligas. Es como si un tenista amateur jugara su primer partido ante Roger Federer o un aficionado al básquetbol se enfrentara a LeBron James, la posibilidad de ganar frente a estas estrellas del deporte mundial es cero!

 

Cuando ingresamos una operación en los mercados financieros, estamos queriendo obtener una ganancia a costa de otros Traders que tomaron una posición contraria. Los inversionistas que están al otro lado de la pantalla pueden ser grandes fondos institucionales, traders experimentados de mesas de dinero de los grandes bancos del mundo y otros traders que lo único que buscan es ganar el dinero nuestro.

Entendiendo el grado de dificultad que existe a la hora de invertir, podemos ser más cautelosos y por lo tanto, cuidar nuestro bien más preciado: Nuestro capital.

En ese contexto, la gestión del riesgo es clave y por lo tanto el uso de un stop loss adecuado, que proteja nuestro capital, debe estar bien definido. Alexander Elder, quien escribió el afamado bestseller “Vivir del Trading”, habla precisamente de esta máxima que nos permitirá mantenernos vivos en el mercado: la regla del 2%.

Una manera fácil de entender esta regla, quiere decir que si tenemos una cuenta de US$100.000, podemos arriesgar en una operación solamente US$2.000 que será nuestra máxima pérdida posible, por lo tanto, en el peor de los casos, nuestra cuenta quedará en US$98.000 si esa operación sale mal.

Cómo está regla es porcentual, a medida que nuestro capital disminuye, el riesgo máximo que podemos asumir en cada operación también disminuye. A modo de ejemplo, si nuestra cuenta se encuentra ahora en US$80.000, podremos asumir una pérdida máxima en la siguiente operación de US$1.600. Esto permite evitar otro concepto muy importante como es el “apalancamiento asimétrico”, que es cuando perdemos sumas grandes de dinero, nos cuesta mucho más volver a nuestro punto de partida. Si perdemos un 10% de nuestro capital, luego necesitamos ganar un 11% para volver al estado inicial. Si perdemos un 20%, necesitaremos rentar un 25% para volver al estado inicial de nuestra cuenta, pero si perdemos un 50%, la dificultad es mayor, porque deberíamos obtener una rentabilidad del 100% para volver a nuestro punto de partida.

 

El obtener ganancias de un 20% o 30% en pocas horas es posible, pero eso conlleva necesariamente asumir un alto nivel de riesgo, en donde podríamos perder una cantidad importante que luego será difícil de recuperar. Por eso la regla del 2% es vital para mantenernos vivos en los mercados financieros.

 

 

sergio tricio