Las 3 sombras que están presentes en Wall Street

Las 3 sombras que están presentes en Wall Street

Wall Street

Las bolsas en el mundo y especialmente en EE. UU. (wall street) estaban gozando de un muy buena ambiente hacia fines del año pasado, escenario que se extendió incluso hasta el mes de enero. Todo cambió desde el mes de febrero, cuando aparece la primera sombra en la economía. Los bonos del Tesoro de EE. UU. comenzaron a venderse, provocando un incremento en los tipos de interés. Esto se producía en un escenario de aumento en las expectativas de inflación, que podría gatillar alzas de tipos por parte de la Reserva Federal muchos mayores de lo que se contemplaba hasta ese minuto.

La historia la conocemos muy bien y cuando la Fed se ha visto en la necesidad de subir abruptamente las tasas (cuando la inflación se le ha escapado) inmediatamente se han generado disminuciones en el crecimiento e incluso recesiones.

Con la posterior caída del mercado, se fueron incorporando dos sombras adicionales que no se tenían contempladas hasta hace poco tiempo atrás. Donald Trump nos sorprende y hace un primer anuncio sobre nuevos aranceles al hierro y el aluminio. Con ello, las represalias no se hicieron esperar desde Europa y poco tiempo después, Trump anuncia nuevos aranceles a una serie de productos importados desde China y nuevamente, represalias desde el gigante asiático. Con todos estos acontecimientos se desata la llamada “Guerra Comercial”, que sabemos cómo inicia, pero no sabemos cómo puede terminar.

Si aumentan los aranceles en diferentes partes del mundo, básicamente se está eliminando la libre competencia, lo que se traduce en aumentos de precios. Al proteger a una industria en un determinado país, puede ocasionar disminuciones en la eficiencia y productividad al no tener competencia, lo que se termina traspasando a precios. En términos simples, si aumentan los aranceles en EE.UU. a los artículos tecnológicos importados desde China, llegarán con un sobreprecio y Apple tendría la posibilidad de hacerlos en EE. UU. con un costo de mano de obra (entre otros costos) mucho mayor, o pagar el sobre precio del arancel. En ambas situaciones, el precio para el consumidor aumenta.

Si los precios aumentan, la demanda disminuye, además, si se ponen trabas al libre comercio, algunas industrias podrían ver una disminución de la inversión. Todo esto se traduce en menor crecimiento económico y por ende, las empresas pudieran ver disminuciones en las utilidades. En consecuencia, los precios de las acciones pueden caer y bastante si es que la guerra comercial se recrudece.

Por último, la tercera sombra es la delicada situación que está viviendo Facebook a raíz de las filtraciones conocidas hace algunas semanas. Sin duda que las elecciones de EE. UU. y el Brexit en el Reino Unido generaron importantes ingresos para la red social, pero si aumenta la regulación y las restricciones en el uso de la información, esto podría mermar de manera considerable los ingresos y utilidades de Facebook y otras redes sociales en el futuro. La guinda de la torta para el sector tecnológico han sido las recientes declaraciones de Trump en contra de Amazon, diciendo que esta empresa ha destruido miles de negocios además de generar pérdidas para correos y que no pagan sus impuestos. No se tienen registros de que un presidente ataque a una empresa de su país, de tamaña envergadura y en esos duros términos.

Obviamente que este cocktail de noticias, en su gran mayoría originadas desde la Casa Blanca, pueden generar mucho daño en la economía y luego en las empresas, lo que finalmente afecta a las ganancias corporativas y al desempeño de las acciones. Podemos tener un último respiro ahora para el mercado accionario en el mejor mes del año para Wall Street que es abril, no obstante, desde mayo los mercados pueden seguir mostrando agitación y caídas adicionales que se conviertan en más que una simple toma de utilidades.

 

Las 3 sombras que están presentes en Wall Street